12 de diciembre de 2004

Ligerezas para el domingo

Aparco el asunto de las plagas temporalmente entre otras razones porque todavía estoy digiriendo el último asalto: un sistema automatizado me dejó un mensaje en el contestador ofreciéndome los servicios de un equipo de futurólogos (desde luego, poderes adivinatorios les sobran). Anuncio de todas formas las dos siguientes: el telemarketing y el llamado “periodismo de investigación”. Además hoy es domingo, así que conviene aligerar algo el contenido (que siempre es ligerito) refiriéndome en primer lugar a un asunto que parece haber cobrado importancia según los informativos: el sobrepeso.

Muchos medios han anunciado durante los últimos días el alarmante aumento de niños con sobrepeso en España. La cosa, sin embargo, no se limita a los niños ni a España. Sin ir más lejos un tal George W. Bush admite hoy en CNN un ligero sobrepeso. No se alarmen, que todo tiene explicación: I obviously have gone through a campaign where I probably ate too many doughnuts, if you get my drift, declaró el gordito. Es sorprendente que por estos pagos lo único que le engorde a nuestros políticos en campaña sean las ojeras, quizá les falte conocer el secreto de las democracias avanzadas: hacer campañas a base de donuts.

De todas formas se preguntarán cuál es el problema de tener un ligero sobrepeso. Pues bien, no es la diabetes ni ninguna otra cosa, Jaume Perich lo expresó con notable lucidez hace unos cuantos (quizá demasiados) años: Hay algo mucho peor que ser gordo, ser gordito.

La otra noticia “ligera” del día es esta, según Telecinco: Playboy "no conviene a la sociedad china". Reproduzco parte del texto aquí.

Playboy no logró los permisos para establecerse en la ciudad oriental de Shanghai porque el club que iba a abrir "no conviene al estado social de China", declaró hoy a EFE la portavoz del gobierno municipal, Jiao Yong.

La funcionaria confirmó que Playboy no puede entrar en China ni por el tipo de local que quería inaugurar en la ciudad oriental (una especie de cabaré) ni por su contenido.


Desconozco la versión de Playboy, en su sitio corporativo no hay todavía ninguna nota de prensa al respecto, pero revisando las agencias chinas de noticias parece que la explicación oficial es algo más burocrática: The spokeswoman, Jiao Yang, said at a routine press briefing Wednesday that the application did not comply with the requirements of China's corporation law and regulations on capital registration.

O bien Jiao Yong y Jiao Yang son personas distintas (que han dado dos ruedas de prensa distintas en nombre del mismo gobierno municipal pero invitando a periodistas distintos), o bien algún corresponsal no sabe chino (en este caso lo más probable es que sea el de telecinco, quiero decir, de EFE) o bien algún periodista miente (en este caso me reservo la opinión, aunque podrían ser los dos). ¿Se ha rechazado por su contenido o por no obedecer a la legislación mercantil china? ¿Qué más da? ¿A quien le importa que sea verdad o no lo que digan los informativos? Contrariamente a lo que piensan muchos no se trata de “buscar la verdad” sino de encontrarla (incluso en las noticias más frívolas).

Disfruten de lo que queda de fin de semana.