6 de diciembre de 2005

Celebración y memoria de actividades

Tarde y mal, según mi costumbre, comparezco ante ustedes con ánimo de celebrar el primer aniversario de estas salidas. En mi descargo sólo puedo contar que mis actuales circunstancias, de las que ya tienen noticia, no sólo hacen difícil el acceso a la red (los chicos de la compañía telefónica no se cuentan en el número de los rápidos y eficientes) sino también el hecho mismo de sentarse ante la pantalla (y, lo que es más importante, ante el teclado) para pergeñar unas letras que les sean (o no) de algún provecho. Pero tampoco es cosa de que me ponga yo aquí a llorar mis penas, que nunca han sido cosa de su interés. Pasemos pues a la celebración.

Un año (y dos días) ya. Ahí es nada. Un año repleto (dentro y fuera de las ‘Salidas’). Ciento ochenta posts, escritos, excrecencias o como quieran denominar a esto que aquí les suelto (ciento ochenta y uno si cuentan éste de hoy) con sus moscas, sus basiliscos y demás morralla fruto de mis desequilibrios. El balance, en términos generales, está claro: he disfrutado mucho, más de lo que imaginan. Quiera pensar que también ustedes se han llevado de aquí alguna que otra alegría. Así, todos contentos.

Balance físico

El contador antes conocido como Nedstat (y que en breve desactivaré por su desatada tendencia a abrir ventanas emergentes) ha dejado el balance anual de visitas en 40.940 (claro que el segundo de mis contadores, Statcounter, marca sistemáticamente un 19,26% más de visitas, lo que dejaría la cifra en unos 48.825 hits). No está nada mal teniendo en cuenta mis esperanzas iniciales y mi marcada afición a ponerles las cosas difíciles. De hecho, si uno se molesta en curiosear las estadísticas encuentra alguna que otra cosa reseñable. Por ejemplo, he llegado a 79 países nada menos. Algunos tan exóticos como Moldavia o Trinidad y Tobago. ¡Incluso me han leído (es un decir) desde Irán! (supongo que con grave riesgo).

Balance económico y (pub)licitud

Si hay algo que me ha quedado claro a lo largo de este año es que esto del blog no me va a sacar de pobre. Todo lo más contribuirá a que lo sea un poco más. Por más que he llenado estas páginas de malsana publicidad no han caído ustedes en la trampa. Tengo poco de fenicio, a tenor de lo visto. Sólo un día los ingresos superaron el dólar norteamericano (estadounidense, quiero decir). Las más de las veces se quedaron en un cero mondo y lirondo que otros prefieren llamar patatero. No se lo reprocho. Yo habría hecho lo mismo. Y el caso es que esto de la publicidad se ha convertido en el último culebrón.

Los que están al tanto de las últimas memeces del debate blogueril (perdónales, porque no saben lo que hacen) sabrán que la última moda, lo último de lo último, es echar mano de un manual de zoología, buscar un bicho al que nadie se haya referido y colgarle un cartelito con un par de simplezas acerca de la publicidad en los blogs. Lo cierto es que, como es habitual en la blogosfera, nadie se ha distinguido por su originalidad. Tenemos búhos (pero no el búho de Minerva), conejos (pero no el conejo de la suerte, ni siquiera el de la Loles), lobos, koalas y muchos otros que se me habrán escapado. Con lo bien que habría quedado poner el virus de la gripe aviar, que por lo menos es un bicho de actualidad.

Comprenderán que no entre a despiezar los pormenores de tan estéril debate. Hasta los aficionados al fútbol, que nunca se han distinguido por grandes profundidades, jamás discuten sobre si Ronaldo, o Ronaldinho, o Ronaldinininho ven afectado su juego por la publicidad de sus camisetas. Puestos a perder el tiempo, hay mejores formas de hacerlo. Pero ya saben que cuando se presenta un debate estúpido me cuesta mucho no entrar en él. Así que he decidido hacerlo de una forma que, al menos para mí, sea útil. Allá va.

Se vende chalet en el municipio de Sada (perla de las mariñas), La Coruña

Finca de 1000 metros cuadrados.
Piscina
Cuatro habitaciones
Dos amplísimos salones
Tres baños
Dos trasteros
Gran valor sentimental (en ella fueron concebidas, gestadas y paridas todas estas ‘Salidas de Emergencia’)


Image hosted by Photobucket.com



Image hosted by Photobucket.com



Image hosted by Photobucket.com



Image hosted by Photobucket.com



Image hosted by Photobucket.com



Image hosted by Photobucket.com


Los interesados pueden solicitar más inormación en la oficina de reclamaciones de estas páginas. No se atenderán peticiones que no vengan acompañadas de un informe de solvencia financiera.

Debo decirles, no obstante, que no todo son ventajas. Ya me gustaría a mí ver a cualquiera de esos foklsónomos expertos en Ajax manejando el control del riego automático cuyos insondables arcanos me siguen resultando inaccesibles

Balance sentimental

No es mi estilo ponerme cursi, pero han sido todos ustedes estupendos y es de justicia que se lo agradezca. Quería, y quiero, celebrar este aniversario colgando aquí un PDF que les he estado preparando con una selección de escritos anotados y comentados. Lamentablemente todavía no he conseguido terminarlo, pero les prometo que en breve estará aquí disponible.

Concédanme unos días para regresar a la normalidad. Se avecina otro intenso año de ‘Salidas de Emergencia’. No les resultará fácil librarse de mí.