8 de febrero de 2006

Tapihi - Proyecto enciclopédico monumental

Las cosas tienen tendencia a complicarse aunque se pase uno la entropía por aquí o por allí. Sobre todo las mías, que se enredan cual nudo gordiano y no hay espada capaz de deshacerlo. A pesar de ello, he encontrado este hueco para asomar por aquí trayendo bajo el brazo algunas de mis cosillas, en concreto, un proyecto monumental que quiero proponerles.

Tal vez recuerden el dia en que nació la idea. Quizá hayan disfrutado de sus primeros resultados. En vista de que mis Ficcientos se me han atragantado un poco y creo necesario ampliar sus vacaciones por un tiempo, vayan hoy aquí algunos de mis avances en el desarrollo de cierta magna obra, la Enciclopedia General de Tapihi (que nada tiene que ver con esa otra historia sobre enciclopedias que estoy escribiendo). Lo suyo sería que empezara con la entrada principal, aquella que se refiere a la isla que todos añoramos por aquí. Pero no es fácil redactar una entrada sobre Tapihi. Llevo bastante tiempo recopilando información sobre ella con idea de hacerlo pero cuanto más acumulo más abrumado quedo.

En mi despesperación se hizo la luz. ¿Por qué no pedir ayuda? Hoy les daré noticia de buena parte del material que he recopilado por si alguno se anima a echarme una manita, que falta me hace. Seguiré haciéndolo con cierta periodicidad. Admito nueva información así como la redacción de secciones concretas del artículo. Vamos a ello.

Tapihi: isla del Pacífico de localización indeterminada, 532 habitantes según el censo de 2003. Descubierta en 1896 por Thomas Wassermeier. Constituida en estado independiente en 1910.

Orografía: Con una superficie de 45 kilómetros cuadrados y rodeada por una bellísima barrera de coral que forma una laguna en su interior es ciertamente un paraíso en miniatura. El extinto volcán Farupiti preside majestuosamente el paisaje. Algunos han querido ver en su perfil la silueta de la nariz de su descubridor.

Política: La organización política de Tapihi se basa en una suerte de estado federal o de las autonomías. A diferencia de otros estados, en Tapihi la autonomía se concede a las personas, no a los territorios. Es, por así decirlo, una Federación de Personas. Desde que en 1923 se estableció que el pago de impuestos era voluntario, la recaudación no ha dejado de crecer hasta el punto de que Tapihi es a día de hoy el estado de economía más saneada del planeta además del que mejores servicios públicos disfruta. No en vano encabeza todos los años las estadísticas sobre indicadores internacionales de calidad de vida (salvo las de la Organización de las Naciones Unidas, por no pertenecer a ella).

A la muerte de Thomas Wassermeier, que en 1910 se había proclamado Rey, se decidió que su sucesor sería elegido por votación a mano alzada en la asamblea bianual y regiría por un periodo de dos años prorrogable por otros dos. Las tareas encomendadas al regente, además de la representación institucional, son puramente administrativas siendo la asamblea el máximo órgano legislativo, ejecutivo y judicial. Los académicos de Tapihi rechazan la separación de poderes por ser éstos tan pequeños que por separado se quedan en nada.

El escudo de Tapihi tiene como lema ‘Piensen lo que quieran’ y tiene su origen en las palabras que Thomas Wassermeier pronunció al verse acusado de fraude por quienes pensaban que la isla no existia y era producto de su imaginación. En él se presentan sus símbolos fundamentales, el basilisco, la palmera, el delfín y la T de Tapihi y de Thérese. También se ha añadido el retrato de una mujer para dotarlo de cierto atractivo turístico.

Idiomas: En Tapihi coexisten numerosos idiomas sin que ello suponga problema alguno para comunicarse. No existe lengua oficial porque nada en Tapihi es oficial. La lengua aborígen es el Ahla Rido. Thomas Wassermeier introdujo en la isla el alemán y el francés. El éxito internacional de Archibald Fenster-Parrish extendió el uso del inglés por toda la isla. En los últimos años, para facilitar la comunicación entre los habitantes de la isla se ha ido generalizando el uso del español. Dos son las principales razones que los estudiosos aducen para explicar este hecho: En primer lugar, en español las cosas se llaman por su nombre (por ejemplo, ‘mesa’ se dice ‘mesa’ y no ‘table’) y, en segundo lugar, se pronuncian de forma razonable (si se escribe ‘table’ se dice ‘table’ y no ‘teibol’). De hecho, desde 1986 el lema de la isla inscrito en el escudo oficioso está en español.

Religión: Tapihi no sólo es estado aconfesional sino que en él están mal vistas las religiones. Tan sólo la originaria religión indígena goza de algo de aceptación y ello porque considera que la risa es la forma de manifestarse de la suprema deidad. Fruto de esta arraigada creencia es el Certamen Anual de Caricaturas Denigrantes de Dios y sus Profetas, uno de los eventos culturales más celebrados en la isla y en el que participan todos los escolares con edades comprendidas entre los ocho y los catorce años. A diferencia de otras religiones, que se caracterizan por sus ritos, la religión indígena de Tapihi se define sobre todo por sus gorritos, de gran colorido e imprescindibles en todas sus liturgias.

Fauna local: Tapihi es el único lugar del mundo donde sobreviven los basiliscos, tan frecuentes en la antigüedad y que fueron perseguidos con espejos y estacas por un malentendido sobre las capacidades maléficas de su mirada debido a Plinio el Viejo, que no supo informarse correctamente para componer su Historia Natural. El basilisco destaca tanto en el escudo de Tapihi como en su gastronomía.

Gastronomía local: A día de hoy la cocina típica de Tapihi es una curiosa mezcla de las tradiciones europeas y las originarias recetas indígenas. Goza de fama internacional el Basilisco a la albahaca, cuya receta se supone creación original de Thomas Wassermeier y es muy apreciada en los restaurantes más distinguidos del mundo.

Basilisco a la albahaca (Basilic au basilic)

Ingredientes:

  • Media taza de hojas de albahaca

  • Una cebolla

  • Un limón

  • Un vasito de leche de coco

  • Dos cucharadas de aceite de oliva

  • Un Basilisco deshuesado y sin piel

Preparación:

Picar las hojas de albahaca y la cebolla y mezclarlas en un tazón junto con el jugo del limón, la leche de coco y el aceite. Untar el basilisco con la mezcla y hornear 30 minutos.

Artesanía: Los famosos Cocos Decorados de Tapihi rivalizan con los huevos de Fabergé en exquisitez y buen gusto. Las filigranas que consiguen los artistas locales usando tan sólo barro, briznas de hierba y escupitajos no tienen parangón en el mundo.

Deportes: Ninguna federación internacional deportiva ha admitido el ingreso de Tapihi mientras sus autoridades no revelen la localización exacta de su territorio. Por ello, la presencia de Tapihi en los principales eventos deportivos es casi inexistente (tan sólo se limita a aportar público y ello en pequeñas cantidades). Por lo que se refiere a los deportes locales, goza de gran raigambre el Kaha Nudo, una especie de rugby en el que el balón se susituye por una gallina en edad de merecer. De todas formas, el deporte en general no se cuenta entre las aficiones locales y sólo el boxeo infantil se practica con cierta asiduidad.

(Seguiré informando)