31 de enero de 2007

Un mes

He dejado pasar un mes por ver si con él también pasaban otras cosas. Vana esperanza pues todo sigue igual y por más que estas Salidas me sigan reclamando a gritos no veo forma de responder a su llamada. Es hora pues de ponerse radical y cambiar de rumbo.

Algunos lo saben, otros quedarán ahora informados. Ando atareado en mil y un historias las más de las cuales no les interesan lo más mínimo. De alguna otra que ocupa mi tiempo tendrán noticia pronto. Y a todo el ajetreo que me agobia se une una preocupante ausencia del buen humor que siempre he querido traer aquí. Espero que comprendan que asome poco por estos pagos. Lo hago por ustedes.

He dejado pasar un mes y bien podría dejar pasar otros muchos, pero creo que estas Salidas, a las que he tomado cariño, no merecen un final tan ignominioso. Así las cosas creo que no me queda más remedio que, en tanto no vuelva a ser el que era , transformar esta bitácora en lo que nunca quiso ser, un blog.

Excúsenme los fieles, confío en que la cosa sólo sea temporal.