15 de febrero de 2007

Abrumado y emocionado

Ayer recibí un correo que me tiene abrumado y emocionado. Con el debido y necesario permiso de su remitente, cuya identidad no es difícil colegir, lo reproduzco a continuación:


Por invitarme a Gmail, ponerme los links en mi blog sin cargártelo y no tener que cambiar la contraseña porque me fío de ti, por presentarme a Juan Marquesino, por aprender a grabar canciones y enviarme tantas, por enchufarme en lo del cadáver, por seguirme el rollo con los estanqueros, por explicarme por qué la pasta de dientes tiene rayas, por leerme poniendo a parir a Monterroso, por convertirte en mosca, por inventar Tapihi, por vestirme de corsaria en aquella foto, por admitir que te pareces a Antonio Gualda, con lo feo que es, por animarme a escribir, por sufrir estoicamente mis cabreos, que a veces ni yo misma entiendo, por contarme tantos marineros, por ser tan pedante, por tantas risas, quién, si no tú, iba a inventar Tapihi!, por instalar a Ulises en la Esquina, por esperar eternamente un sombrero y confesarme que tienes la cabeza gorda, por pedirme opinión para tantos proyectos que nunca terminaste y confiármelos como un secreto, por darme la razón cuando la llevo, aunque sea de forma tan antipática muchas veces, por enviarme la foto de don Alirio, por inventar Tapihi, por preparar alguna que otra sopa de maimónides, por Jesper Henning-Olsen, por Jorge Cafrune, por darme una paliza memorable con un tal Pet Posse, por inventar Tapihi, por no enfadarte cuando te dejé de lado, por contarme tus penas sin maquillarlas, ahhh!! Pero sobre todo por inventar Tapihi!!!, por Pablito, por cuando estabas hecho un asquito, una cosa entre Frankenstein y Popeye con tus cirujías orales, por traer al espía de dios, por Azúa, por Bartleby, por darme permiso para presentarles a Jesper a los gilipollas de eñe, por contarme que fundaste una Asociación de viciosos y enviarme el acta fundacional, por enviarme la serie de cuentos "El pececillo de colores", de cuando estabas en BUP!!!, por Teddy Mars, por descubrirme a Grapelli, a los castores, a Sherezade y la importancia de las glandulas sebáceas, a Ricky López, por enseñarme lo paradójico que puede ser un diminutivo, y darme la brasa con Íker Jiménez, por enseñarme la foto de tu abuela, las de tus niños, las tuyas!, por añadirme a messenger, por shame and scandal, por Credit card blues y por Bird of paradise, por inventar un lugar tan maravilloso como Tapihi!!!, y por tantas cosas más, hoy, en este estúpido día en el que a la gente le da por recordarse lo mucho que se quiere, quería decirte que yo también te quiero un poquillo por todo eso.

Empiezo a creer justificada la existencia de este blog. El más elemental sentido del decoro me impide declarar aquí por qué.