10 de febrero de 2007

Extractos de una entrevista a Teddy Mars (III)

JR: Lo curioso es que de todos aquellos bluesmen supimos gracias a unos cuantos jóvenes británicos, como Eric Clapton…

TM: De Eric Clapton se ha dicho de todo, hasta que era Dios, lo que no tenía mucho sentido cuando uno de sus ídolos, Robert Johnson, había firmado un pacto con el Diablo. Supongo que sus detractores no le perdonan que no se matara con el caballo, pero hay que reconocerle un respeto y un conocimiento sobre el blues que ya quisieran todos esos que se llenan la boca con improperios.

JR: Y la técnica ¿no?

TM: Desde luego la tenía y la tiene, pero no creo que sea eso lo importante en su caso Allá por los sesenta, a pesar de la leyenda, no puede decirse que la tuviera muy desarrollada, pero ya había entendido que el blues es un medio de expresión, que debe significar algo y que no tenía sentido expresar las penalidades de un trabajador de una plantación de algodón cuando se vive en el Swinging London