8 de febrero de 2007

Jueces

No veo fácil solucionar la "crisis" del Tribunal Constitucional. Eso de que se asuma con toda naturalidad que cada uno de sus miembros es de un partido político y se pliega a sus designios o deseos es, cuando menos, aterrador para cualquier cabeza capaz de un mínimo análisis. Tal vez lo suyo, si hay voluntad de evitar esta perniciosa asunción, sea coger al toro por los cuernos. Les avanzo mi propuesta:

  • El tribunal estará constituido por veinte magistrados.

  • Cada uno de ellos pertenecerá a uno y sólo uno de los veinte equipos participantes en la competición de primera división de la Liga Profesional de Fútbol.

  • La condición de hincha se acreditará con el carnet de socio del equipo correspondiente con una antigüedad de al menos cinco años así como con un certificado de estar al corriente del pago de las cuotas.

No es que sea una gran solución, pero al menos se conseguirá que la resolución de los casos delicados se interprete como un enfrentamiento entre el Recreativo de Huelva y el Deportivo de La Coruña y no como la lamentable reyerta a la que nuestros prohombres nos tienen acostumbrados.